José Alfredo regresa una vez más a Mazatlán

José Alfredo Jiménez escribió una las canciones que más enorgullecen a los mazatlecos: El Corrido de Mazatlán.

Hoy que el destino me trajo hasta esta tierra,

donde el Pacífico es algo sin igual,

es necesario que suene la guitarra,

para cantarle un corrido a Mazatlán.

Esta canción parece predecir el regreso del compositor guanajuatense a este bello puerto, aunque ahora para quedarse para siempre.

Fue este año en que autoridades de Mazatlán y Dolores firmaron un hermanamiento en el que comparten acciones turísticas y de intercambio cultural y comercial pero lo que más destaca que en con esto también se rinde homenaje a uno de los grandes de la música ranchera.

El monumento fue revelado, José Alfredo regresó al malecón Olas Altas de esta ciudad, y ese día se vivió nuevamente una fiesta de música en el teatro Ángela Peralta donde se realizó un homenaje con grandes cantantes acompañados de banda y mariachi.

 “Es un honor estar aquí develando esta estatua al paisano José Alfredo Jiménez, porque igual que ustedes, los dolorenses nos sentimos orgullosos de su legado musical, por lo que este reconocimiento es más que merecido por su gran aporte a la música popular mexicana”, afirmó el alcalde de  Dolores Hidalgo, Miguel Ángel Rayas.

Por su parte el Presidente Municipal de Mazatlán manifestó su beneplácito de este hermanamiento entre ciudades y aseguró que seguirán las relaciones de amistad, intercambios culturales y comerciales, además de señalar que en Mazatlán los dolorenses siempre se sentirán identificados con uno de los suyos, a través de esta estatua de José Alfredo Jiménez.

En este evento el Sr. Germán Lizárraga le regaló al hijo del compositor dolorense el clarinete con el que junto con José Alfredo Jiménez grabaron la canción del corrido de Mazatlán, mismo que dijeron será colocado de manera simbólica en el museo de José Alfredo Jiménez el día de su natalicio.