Don Shinda, el guanajuatense que hizo felices a grandes y chicos con sus juguetes馃帯馃帬馃獉

por

En febrero se cumplieron cuatro a帽os del fallecimiento de Gumersindo Espa帽a Olivares, mejor conocido como Don Sshinda, uno de los m谩s grandes artistas populares de Guanajuato, creador de juguetes tradicionales cuyo colorido y movimiento fueron altamente apreciados por coleccionistas de M茅xico y otras partes del mundo.

Gumersindo Espa帽a Olivares (1935-2018), oriundo de Santa Cruz de Juventino Rosas, naci贸 con magia en sus manos y con una incansable imaginaci贸n que le permite crear maravillosos juguetes de madera.

Cada pieza suya estuvo destinada a darles sonrisas y alegr铆a a los ni帽os, y a los adultos les permite admirar un ingenio incomparable. Este artista del juguete tradicional se cri贸 en una familia con conocimientos de medicina tradicional; su padre, Gabriel Espa帽a Chavero, fue comerciante, productor de cedazos y de juguetes de barro. En el taller de su infancia, Gumersindo aprendi贸 jugando con los restos de madera de los coladores, a los ocho a帽os ya se hab铆a convertido en artista del juguete, vendiendo v铆as de tren en 5 centavos en Morelia, hacia 1943.

Don Sshinda, juguetero tradicional de tercera generaci贸n, fue exponente de varias variedades de juguete casi extintas, como los que tienen p茅ndulo de barro, al estilo de esos pajaritos que aparentan comer ma铆z y cuyo origen es centenario. Antes de morir, transmiti贸 sus conocimientos a sus hijos y nietos, en un taller que adem谩s de espacio creativo, fue historia cultural viviente.

Platicaba Don Sshinda que cada juguete suyo surg铆a de una imaginaci贸n activada durante momentos de relajaci贸n o sue帽o. Al lado de su cama ten铆a una libreta donde bocetaba los dise帽os que germinaban en su mente mientras dorm铆a.

En 1945 lleg贸 a sus manos el primer diploma por su aportaci贸n cultural; de all铆 en adelante recibi贸 innumerables constancias, invitaciones a exposiciones y reconocimientos por sus artesan铆as en la jugueter铆a. Pero sus conocimientos no s贸lo culminaron con su profesi贸n, fue conocedor de sus ra铆ces mestizas, sab铆a de herbolaria y fue un incasable investigador emp铆rico, adem谩s de panadero. Un hombre que se reflej贸 en la infinidad de sus juguetes.

Hombre con carisma y con la capacidad de transmitir lo aprendido y experimentado a lo largo de sus a帽os en este quehacer cultural, fue聽 invitado por diversas instituciones educativas y gubernamentales en Veracruz (con los totonacas), Morelia, Paracho, Quiroga, Colima, Aguascalientes, Quer茅taro, la Ciudad de M茅xico, y diversas partes de Guanajuato.

Cualidades como ser humano y como artesano le han dado a don Sshinda la posibilidad de colocarse entre los mejores 鈥搒i no es que el mejor鈥 jugueteros del estado y a nivel nacional.

En 2016, la Universidad de Guanajuato edit贸 un vasto libro con su obra, con texto del investigador Gabriel Medrano de Luna, quien ah铆 escribi贸: 鈥淪shinda asegura que los juguetes cobran vida ya que al elaborarlos lo hacen re铆r, 茅l mismo se r铆e de los juguetes que hace no porque salgan chistosos, sino porque efectivamente cumplen la funci贸n de hacer re铆r. Tal vez podamos tildar de exc茅ntrico a Sshinda, pero es de los pocos artesanos que manifiestan que cuando est谩 enojado prefiere no hacer juguetes, deja un momento para tranquilizarse y posteriormente elabora sus juguetes; tambi茅n dice que cada uno de sus juguetes es portador de su esp铆ritu鈥.

La muerte sorprendi贸 a Don Sshinda en febrero de 2018, justo en la v铆spera de la inauguraci贸n de la amplia exposici贸n que le dedic贸 el Museo de Arte e Historia de Guanajuato, merecido homenaje a quien como pocos supo darle movimiento a la imaginaci贸n.

8 de junio de 2023